Carta de bienvenida

 Estimado amigo:
Guillermo Morales CataSoy cubano. De profesión periodista. Hace ya unos 15 años llegué a este país lleno de ilusiones como tú, que seguramente eres un inmigrante como yo. Al principio fue muy difícil; supongo que como todos los que llegamos a España en busca de un futuro mejor para nosotros mismos y nuestras familias. Con el tiempo me di cuenta que nunca fui un “ilegal” sino que me encontraba en “situación irregular” por más que los periódicos y sus lectores, las televisiones y sus televidentes, las radios y sus radioyentes dijeran que los que eran como yo, sencillamente éramos “ilegales”.

Trabajaba fregando platos durante el día y recogiendo vasos en las discotecas por las noches. Repartí publicidad por las calles y hasta hacía pequeñas chapuzas de la construcción; muy probablemente, como también hoy haces tú. Fui a muchos sitios en busca de trabajo y la respuesta siempre fue la misma “estás ilegal, no te podemos contratar”. Pero cada vez que me daba la vuelta me llamaban en voz baja y terminaban ofreciéndome el empleo a cambio de un mísero salario. Y claro, los aceptaba. No tenía otra opción. No había espacio para pensar en los estudios universitarios que había terminado en mi país ni mucho menos para detenerme en la nostalgia de los premios del pasado. Incluso, me reía del pasado y del presente. Mientras intentaba ganarme la vida a como fuere, otros se aprovechaban de mi pasado y me proponían otro tipo de trabajo a cambio de hablar mal del Gobierno cubano; lo típico de las sociedades “modernas” donde el “cotilleo” tiene un alto valor rentable. Hoy recuerdo aquellos primeros años y no puedo evitar mirar aquellos tiempos con asombro y, por qué no decirlo, también me río. Mi caso ocupó titulares en periódicos, radios y televisiones de España, de Suecia, y sobre todo, de Estados Unidos. Y todo, absolutamente todo, por tener un pasado vinculado a jefes de Estado y Gobierno, a Reyes y Ministros. Y todo esto sucedía mientras yo, como os he dicho al principio, intentaba ganarme la vida fregando platos y recogiendo vasos.

Guillermo Morales Catá recibido por Raúl Castro, Presidente de la república de Cuba

Guillermo Morales Catá recibido por Raúl Castro, Presidente de la república de Cuba

Guillermo Morales Catá junto a Fidel Castro

Guillermo Morales Catá junto a Fidel Castro

Al poco tiempo me “fichó” una gran empresa, de cuyo nombre no quiero acordarme porque, en honor a la verdad, me dio las herramientas necesarias para especializarme en el asesoramiento en materia de extranjería. Fue así como, durante varios años, era la persona encargada de asesorar en materia de extranjería a los Ayuntamientos de L’ Hospitalet, Badalona y Manresa. Desde entonces, he tenido frente a mi, contándome sus problemas y asesorando, a más de 20 mil personas entre “inmigrantes” “guiris”, empleadores y empresarios. Pasó el tiempo y con él, el perfeccionamiento de adquirir la actualización de cada detalle en la materia de extranjería a través de la práctica diaria y de cursos de formación impartidos por el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona; entre otras importantes instituciones. Entonces me di cuenta que mi futuro estaba en tender la mano a personas que, como yo al principio, también intentan abrirse paso en medio de ilusiones y frustraciones. Después de varios años decidí abrir mi propia Consultoría con la colaboración de excelentes profesionales y abogados; expertos en todas las ramas del derecho.

Hoy tengo un DNI que dice que soy español y un pasaporte que dice que sigo siendo cubano. Pero, cosas de la vida, hasta mi propio DNI pone en su reverso que mi provincia de nacimiento es Cuba; cosa curiosa porque desde 1898 Cuba dejó de ser una provincia del Reino de España. Cuando por primera vez miré mi DNI español sentí rabia y confieso que hasta me molestó aquello de “provincia: Cuba”. Hoy, en cambio, no me disgusta. Es más, me hace feliz. Porque me recuerda quién soy y de dónde vengo. Y quizás, por esas razones, puedes encontrar en todo el equipo de LegalTeam, un equipo de personas responsables y serias que pueden asesorarte en materia de de extranjería y otras ramas del Derecho (laboral, penal, mercantil, civil…) que, con total seguridad, sabemos ponernos en tu piel.

En nosotros encontrarás confianza, profesionalidad, experiencia y un verdadero trabajo en equipo.

Quiero aprovechar para saludarte a nombre de todo el equipo de LegalTeam y darte la bienvenida a nuestra página web y a nuestro despacho.