El derecho de los ciudadanos a recibir una información veraz y la pena del telediario. ¿Por qué será que la mayoría de reformas legislativas persiguen limitar nuestros derechos y nunca ampliarlos?

a

Todos tenemos en nuestra mente las imágenes, difundidas por los medios de comunicación, de conocidos políticos o empresarios españoles en el momento de su detención.

Pues bien, con la reforma que se pretende de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim.) ya no será posible. El Pleno del Congreso aprobó este jueves la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal por la que se pretende poner fin a la conocida como ‘pena de telediario’.

Ante esto, la Asociación de Editores de Prensa (AEDE) rechaza la enmienda transaccional introducida por el Partido Popular la semana pasada, con el objetivo de limitar la difusión de imágenes de los detenidos y con ello evitar en palabras del Ministro de Justicia Rafael Catalá “que la justicia se haga desde las escalerillas de los tribunales”. La AEDE considera que atenta contra el derecho a la información.

La Asociación entiende que el texto aprobado por el Congreso limita el derecho de los ciudadanos a recibir información veraz sobre temas de actualidad y de interés público. Con ello, recuerdan que en la necesaria ponderación entre los derechos de imagen y el derecho de información, son los jueces y no los poderes políticos quienes deben fijar los límites.

Los editores de prensa insisten en que ningún gobierno, institución, empresa o colectivo puede limitar el derecho constitucional de los ciudadanos a estar informados.

Con todo solicita al Senado, siguiente paso de tramitación de la ley, que elimine los riesgos que para el derecho a la información introduce el artículo 520 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

¿Por qué será que la mayoría de reformas legislativas persiguen limitar nuestros derechos y nunca ampliarlos?

Compartir
facebooktwittergoogle_pluspinterestmailfacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

También te puede interesar...

2 Respuestas

  1. Anabel dice:

    Efectivamente deberían ser los jueces y no los políticos los que limitaran estos derechos con la interpretación de la norma.

  2. Guillermo dice:

    Una democracia corrupta es algo así como una tiranía disfrazada con un traje armani de seda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>