El drama de la inmigración: cerca de tres mil seres humanos han muerto en el Mediterráneo en lo que va de año.

mediterraneo

“Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba. 
Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada. 
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos: 
Que no son, aunque sean. 
Que no hablan idiomas, sino dialectos. 
Que no profesan religiones, sino supersticiones. 
Que no hacen arte, sino artesanía. 
Que no practican cultura, sino folklore. 
Que no son seres humanos, sino recursos humanos. 
Que no tienen cara, sino brazos. 
Que no tienen nombre, sino número. 
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. 
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.”
(Eduardo Galeano)

 

Ese Mediterráneo al que le cantó Serrat…

Ese Mediterráneo que durante siglos unió civilizaciones, hoy es símbolo de tragedia: más de 20 mil muertos en los últimos años ; de ellos 2.754 en lo que va de año 2017; según la Organización Internacional de Migraciones (OIM)

Y el “Primer Mundo” sigue imperturbable e impasible, como si se trataran de “números”, de “inmigrantes” cuando todos sabemos que detrás de esos “números”, de esos “inmigrantes”, hay seres humanos y cada uno con familias, con historias.

Lamentablemente, mientras no exista un enfoque humanista de este fenómeno las mafias seguirán lucrándose, los seres humanos seguirán migrando y el Mediterráneo seguirá siendo el cementerio que es hoy.

La OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración informa que 140.538 migrantes y refugiados han ingresado a Europa por vía marítima al 8 de octubre de 2017, con casi el 75 por ciento llegados a Italia y el resto dividido entre Grecia, Chipre y España. Puede compararse esta cantidad con las 318.207 llegadas en la región durante el mismo período en 2016.

La OIM Roma informó el lunes 9 de octubre que las cifras oficiales del Ministerio del Interior de Italia muestran que 107.028 migrantes llegaron por vía marítima a Italia este año, casi un 26 por ciento menos que el año pasado en el mismo período, cuando 144.445 migrantes llegaron por mar.

Flavio Di Giacomo de la OIM Roma informó que el domingo un barco militar de Túnez colisionó con una embarcación que transportaba a cerca de 70 migrantes en la zona de búsqueda y de rescate de Malta, a 54 km. de la isla de Kerkennah (Gobernación de Sfax). De acuerdo con los medios de comunicación italianos los migrantes, todos los cuales aparentemente eran tunecinos, abandonaron su país desde Kerkennah. La colisión hizo que la embarcación se hundiera. Las autoridades de Malta coordinaron operaciones de rescate llevadas a cabo por la Guardia Costera Italiana y por la Armada italiana, quienes confirmaron que había 46 sobrevivientes con restos de ocho personas recuperados. El lunes a la noche la estimación de los desaparecidos seguía siendo de 20.

Di Giacomo proporcionó las siguientes estadísticas sobre la migración tunecina por mar a Italia, la cual pareciera estar aumentando en relación a años anteriores. Informó que 1.637 tunecinos llegaron a Italia por vía marítima en el año 2014, luego 880 al año siguiente, y 1.200 el año pasado. Durante los primeros ocho meses de 2017, Di Giacomo informó que 1.357 migrantes de Túnez llegaron a Italia, o sea más que todos los llegados en el 2016. En septiembre, al menos otros 1.400 habían llegado.

“Es una nueva tendencia pero no diría que se trata de una consecuencia del ‘cierre’ reciente de la ruta de Libia, dado que las nacionalidades son diferentes,” explicó Di Giacomo.

“Además de los aproximadamente 1.400 migrantes tunecinos registrados en septiembre, deberíamos también considerar que ha habido muchos casos en los que los migrantes llegaron a Sicilia y pudieron desaparecer antes de ser interceptados por la policía. De manera que el número es alto pero no podemos decir cuántos,” agregó.

Christine Petré de la OIM Libia informó que la OIM ha continuado con su respuesta de emergencia en Sabratah, en donde a raíz de semanas de conflicto en la ciudad costera de Sabratah en Libia, al menos 4.000 migrantes – muchos de ellos anteriormente retenidos en numerosos centros y campamentos informales de detención – fueron transferidos a un hangar en la zona de la ciudad de Dahman, en donde la OIM provee asistencia de emergencia.

Sabratah, que se encuentra aproximadamente a 80 kilómetros al oeste de Trípoli, es uno de los puntos de partida principales para los botes de migrantes que intentan hacer el peligroso viaje a través del Mar Mediterráneo rumbo a Europa.

El 7 de octubre, un día después del  primer traslado de migrantes, la OIM procedió a enviar un equipo de campo al hangar para evaluar la situación. Al finalizar el día, el equipo informó que 2.600 migrantes (1.819 hombres, 704 mujeres y 77 niños) estaban siendo mantenidos en el sitio por el Directorio de Lucha contra la Migración Irregular de Libia (DCIM por sus siglas en inglés). Más migrantes procedentes de otros lugares en Sabratah fueron transferidos luego al hangar y se anticipa que otros más llegarán en breve.

Esta semana la OIM está suministrando asistencia  en el punto de encuentro, la cual incluye apoyo psicosocial. Al mismo tiempo, tres casos médicos críticos fueron trasladados en ambulancia a una clínica médica y otros migrantes fueron tratados por heridas menores.

La OIM teme que el número de migrantes afectados por los recientes acontecimientos en Sabratah puede seguir aumentando. Durante todo el día los migrantes han seguido llegando tanto a Zuwara como a Sabratah, algunos de ellos tras haber caminado durante horas. Esta semana la OIM ha recibido informes en relación a que cerca de 2.000 migrantes que viajaban a pie desde Sabratah a Zuwara padecen ahora una imperiosa necesidad de recibir asistencia humanitaria.

Entre algunas de las necesidades actuales que se han identificado pueden mencionarse las de leche y pañales para los bebés, y agua y alimentos. La intervención de emergencia de la OIM en materia alimentaria en Sabratah continúa.

Ana Dodevska de la OIM España informó que las llegadas a ese país durante el mes de septiembre totalizaron las 1.004, casi cerca del nivel para el mes de agosto. El total de llegadas para 2017 ha ahora alcanzado la cifra de 12.328 al 9 de octubre. En esta misma época pero del año anterior, España fue testigo de un total de 5.445 llegadas por vía marítima.

Kelly Namia de la OIM Atenas informó el día lunes acerca de cuatro incidentes cerca de las islas de Lesbos y de Chios que demandaron operaciones de búsqueda y de rescate. La Guardia Costera Helénica trajo a 153 migrantes y los transfirió a las islas respectivas.

Namia informó asimismo que las llegadas de migrantes por mar a territorio griego totalizaron la cifra de 822 para los primeros siete días de octubre, y la cifra de 20.364 para todo el año hasta ahora (ver el cuadro de abajo).

A nivel mundial, el Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM (MMP por su sigla en inglés) ha registrado 4.590 muertes de migrantes en el año 2017. En la zona central del Mar Mediterráneo, por lo menos 8 personas se ahogaron y aproximadamente 20 migrantes se encuentran desaparecidos* luego de que un bote que transportaba a docenas de personas colisionó con un velero de la armada cerca de la costa sudeste de Túnez el 8 de octubre. Estas muertes llevan el total de decesos en el Mediterráneo en 2017 a 2.754.

Desde la última actualización, el Proyecto Migrantes Desaparecidos registró otro incidente en el sudeste de Asia: 13 migrantes perdieron la vida, entre ellos 11 niños, y al menos 18 se encuentran aún desaparecidos* luego de que una embarcación que transportaba a migrantes rohingyas volcara en el Río Naf, también el 8 de octubre. Casis seis semanas luego de un éxodo masivo de personas que huían de la violencia en el Estado de Rakhine en Myanmar, docenas de ellas han fallecido mientras escapaban hacia Bangladesh: el Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM ha registrado 172 muertes en la frontera entre Myanmar y Bangladesh desde el 31 de agosto de 2017.

Adicionalmente, el Proyecto Migrantes Desaparecidos registró las muertes de cuatro migrantes en la frontera entre EE.UU. y México: un migrante falleció en el Condado de Kennedy en Texas el 6 de septiembre. Otro fue encontrado muerto en el Condado de Starr en Texas el 1° de octubre; un joven fue embestido por un vehículo en la ruta interestatal 8 cerca de Jacumba, California, el 25 de agosto; y el cuerpo de un migrante fue encontrado el 6 de octubre dentro de un tractor en el Punto de Control de Falfurrias, el cual es manejado por la Patrulla Fronteriza de EE.UU.

En México, los restos de otro migrante fueron encontrados cerca de las vías de un ferrocarril en Saltillo, Coahuila, el 8 de octubre.

*Cuando las muertes ocurren en el mar, el Proyecto Migrantes Desaparecidos con frecuencia se apoya en las estimaciones de los sobrevivientes tras haber sido rescatados, y son las estimaciones más bajas de personas desaparecidas las que se utilizan siempre en el set de datos.​

  • ¿Cuántas personas más tienen que morir para que los gobiernos europeos reconozcan que, para las operaciones de búsqueda y rescate, no se puede depender de unos recursos hechos a retazos?

El “Primer Mundo” tiene que aceptar y asumir la corresponsabilidad en la creación de un mundo tan desigual.

El Mediterráneo no para de vomitar cuerpos hinchados.

El Mediterráneo está indigesto con tantos muertos.

La conciencia humana no puede permanecer indiferente ante tal tragedia, la tragedia de todos los días.

En Legalteam pensamos que hay que decirlo, recordarlo, nunca olvidar el grito y las imágenes de dolor.

La solución de estas “migraciones de la desesperación” no reside fundamentalmente en políticas represivas ni de contención.

Es Europa al completo la que se enfrenta a estos dramas y solo una estrategia europea común puede plantarles cara.

Lamentablemente, mientras no exista un enfoque humanista de este fenómeno las mafias seguirán lucrándose, los seres humanos seguirán migrando y el Mediterráneo será el cementerio que es hoy.

Compartir
facebooktwittergoogle_pluspinterestmailfacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>