El enemigo no viene en patera

Hasta ahora “muchos” nos intentaron hacer creer que el enemigo venía en patera o era aquel que intentaba cruzar una valla con cuchillas que cortan. Nos hicieron hacer creer que el enemigo venía en doble fondos de los coches. Muchos nos hicieron creer que el enemigo era amarillo, negro o con rasgos indios. Muchos nos hicieron hacer creer que los “machupichus” éramos el enemigo. Pero al final no somos ni los machupichus, ni los negros, ni los amarillos el verdadero enemigo ni los que robábamos a la sociedad o teníamos cuentas o grandes fortunas en paraísos fiscales. Al final de la historia -una historia que aún no ha acabado- el enemigo viajaba en coche oficial o en limousina. Así las cosas…

Compartir
facebooktwittergoogle_pluspinterestmailfacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

También te puede interesar...

2 Respuestas

  1. Alberto dice:

    Pues gracias al “enemigo” este país tuvo tasas de crecimiento sostenidas durante muchísimos años. Pero con las penas se olvidan las glorias.

  2. Manuel R. dice:

    Si el enemigo lo tenemos en casa. Sólo hace falta mirar los casos de corrupión y los poderes económicos. ¿Sabéis que se valora en más de 370.000 millones lo que podría destinarse a la banca por la crisis? Eso sí que es el enemigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>