La tragedia de la inmigración, el gran fracaso de la Unión Europea.

a

Italia y Europa han vuelto a presenciar en esta semana el horror de la muerte de cientos de inmigrantes frente a las costas de Lampedusa, con el Mediterráneo convertido una vez más en cementerio de desesperados. En la última oleada intentaron llegar a Italia 460 personas, la mayoría hombres y mujeres de entre 20 y 30 años, así como un alto número de adolescentes. Más de 300 de ellos murieron. Algunos habían iniciado, hace dos o tres años, un viaje a la esperanza a Europa que acabó en tragedia. Huyendo de guerras y miserias, salieron con todos sus ahorros o se endeudaron sus familias, y afrontando todo tipo de riesgos llegaron finalmente a Libia con la ilusión de embarcarse en una nave para cruzar el Mediterráneo, pagando 800 euros por pasaje.

Lo que nunca imaginaron es que los traficantes de seres humanos los iban a tratar como animales. Estuvieron un tiempo interminable en condiciones infrahumanas en un «campo» en la periferia de Trípoli: bloqueados y aislados como en un campo de concentración. Así durante meses, esperando la climatología adecuada para hacer la travesía. Procedían de Costa de Marfil, Senegal, Gambia y Malí.

«Sin ningún aviso previo, el sábado nos llevaron a una playa cerca de Trípoli. No queríamos salir, porque las condiciones meteorológicas eran muy malas. Pero los traficantes nos obligaron a subir a las lanchas bajo la amenaza de las armas, y no tuvimos otra alternativa. Partimos en total 460 personas a bordo de cuatro lanchas neumáticas, con un motor de apenas 40 caballos y diez latas de carburante para cada embarcación, donde nos apiñaron por la fuerza», han contado algunos supervivientes.

Las cuatro lanchas partieron a intervalos de media hora. Pero casi de inmediato se perdieron de vista, en un mar con olas de hasta nueve metros. Con esa tempestad, cualquier nave lo habría tenido difícil. Tratándose de lanchas neumáticas, cargadas muy por encima de los límites de seguridad, el naufragio estaba anunciado. «A pocas millas de Libia, una de las cuatro lanchas se hundió. Otra naufragó porque se desinfló y en una tercera entró una vía de agua», contó uno de los supervivientes.

Vergüenza

Esta «vergüenza infinita» ha suscitado una ola de reacciones en Italia con duras acusaciones a la UE y a su misión de socorro en el Mediterráneo bautizada con el nombre de Tritón, el dios griego de las profundidades marinas. Sustituyó desde el 1 de noviembre a la operación Mare Nostrum, puesta en marcha por el gobierno italiano en noviembre de 2013, con un coste de nueve millones de euros al mes. Con un presupuesto tres veces inferior, la misión Tritón en teoría estaba llamada a resolver la pesadilla de la inmigración ilegal en el Mediterráneo. Pero, como en esta semana se ha visto, era completamente insuficiente. La muerte de más de 300 inmigrantes ha puesto de relieve, con todo su dramatismo, la hipocresía de la Unión Europea: los barcos italianos de Mare Nostrum patrullaban casi hasta las costas libias; los de Tritón se limitan a 30 millas de las costas italianas, una insignificancia en un ancho de mar de casi 200 millas.

Italia, sola ante el problema de la avalancha de inmigrantes y harta de la indiferencia de la UE, renunció a la operación Mare Nostrum por su alto coste y por las muchas críticas que la Liga Norte y otras formaciones de extrema derecha lanzaban contra esa misión, al considerar que promovía el efecto llamada, pues suponían que muchos inmigrantes se lanzaban al mar, en la confianza de que podían ser rescatados con vida por la Marina. Cuando el uno de noviembre se inició la operación Tritón, el ministro del Interior, Angelino Alfano, declaró eufórico: «Por primera vez Europa se lanza al mar para custodiar la frontera mediterránea». La realidad es muy distinta. Tritón es casi una ficción, no está a la altura. Italia esta sola ante la tragedia de la inmigración y el primer ministro, Matteo Renzi, con cierta irritación, ha hecho un llamamiento urgente a la UE, para que actúe de inmediato, sobre todo «para resolver el problema en Libia, donde la situación está fuera de control». (ABC)

Compartir
facebooktwittergoogle_pluspinterestmailfacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

También te puede interesar...

2 Respuestas

  1. Arelys dice:

    Este es un drama que no tiene fin.

  2. Lisarazu Samanell dice:

    Demasiada parsimonia y muy poco empuje, si desde alemania se sigue dictando “la hoja de ruta” de la UE, muy mal que la tendran nuestros hermanos de nuestros paises,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>