El drama de las “pateras” La Habana-Miami

balseros-5-72

Cuando un pueblo emigra, sus gobernantes sobran

José Martí

Después de ocho días en el mar colérico que salpicaba rabia, exiguo de amistad, comenzaron a beberse su propio pis. Era de noche. La noche era oscura como la boca de un lobo. Tenían sed y hambre. Estaban rendidos, fatigados, rotos, destrozados. Ya no eran los ocho que salieron de La Habana. Solo quedaban tres, los tres más fuertes. Ya no eran fuertes, solo tres hombres menos débiles. Ya no había espacio para todos en aquella miserable balsa improvisada con neumáticos de coches. El viento, también exiguo de amistad, había destrozado el invento de barcaza.

Un neumático y tres hombres famélicos como hirsutas fieras que en medio del desastre intuían que aquel instante sería su final. Tal vez el mismo luctuoso y triste final en medio de olas taciturnas. Se miraban, si acaso, entre ellos. ¿Quién sería el primera en abalanzarse sobre el otro? ¿quién sería el primero en caer?. Uno no pudo más y comenzó a deslizarse suavemente, sin poner resistencia alguna, hacia el fondo de las frías aguas. Esas aguas desapacibles que, a juicio de los meteorólogos son cálidas.

No hizo falta la trifulca entre los otros dos. Uno de ellos cedió el sitio al menos frágil. Intentó deslizarse como el primero hacia la oscuridad de lo profundo pero se resistía. Se negaba a un final así. La despedida si es trágica no puede ser tan cursi; ¿tal vez como Marat asesinado? Todo el cuerpo dentro del agua y apenas la cabeza fuera intentando buscar refugio en el neumático. Colocó su cabeza, como niño desamparado, sobre la balsa; como si estuviera descansando en una almohada vestida de amable algodón egipcio. Sus brazos exánimes intentaban aferrarse al neumático con las pocas fuerzas que le quedaban.

De repente alzó la vista para mirar a su compañero. Con sus ojos anunciaba lo inevitable. No se sentía sus piernas. Para él su cuerpo eran sus brazos y su cabeza. No existía nada más. No sentía dolor. La hipotermia estaba de fiesta en medio de tanta desgracia. Desde lo alto de la balsa con ojos tristes y desencajados miraba el que ya se sabía único superviviente. Se miraron entre ambos. Cruzaron sus miradas. De repente comenzó la lucha por el único espacio. El más fuerte sin apenas fuerzas arrancó las manos del otro que se aferraba a la balsa. Lo empujó, llorando, maldiciendo todo y maldiciéndose a sí mismo. Y aquel hombre se dejó vencer y también comenzó a deslizarse sin oponer resistencia alguna. Fue todo tan rápido que no tuvo tiempo para ver esa luz que cuentan algunos cuando estás a punto de morir.

Sintió las manos de su amigo arrancarle de la vetusta barcaza. El agua comenzaba a entrarle suavemente por la boca y después por la nariz. No tenía sentido alguno intentar salir a flote. Para intentarlo hacía falta fuerza y la fuerza no existía. Vencido fue cayendo lentamente, sosegado, tranquilo; rendido ya.

“¿Dónde está mi hijo, Ismael?, preguntó la madre desesperada a aquel que pudo lograr llegar a las costas de Estados Unidos. Ismael fue el único que sobrevivió a la pesadilla del sueño americano. Tendido en una cama de un hospital de Miami respondió: “lo siento, no lo busques más. Fui yo quien empujó a su hijo. Solo había espacio para uno. Lo siento. Lo siento, señora, lo siento”.
Nunca más se supo de Ismael pero probablemente hoy camina por las calles de Coral Gables o tal vez por Hialeah, el único rincón primero a donde llegan todos los cubanos que escapan de Cuba, esa isla grande que tantos muertos ha dado. Esa fábrica de juguetes rotos que sueñan con el sueño americano.

Esta no es la historia de Ismael sino la historia de un inmigrante muerto; de un balserito más del que no conocemos ni su nombre. ¿Qué valor tiene un nombre cuando eres un número entre tantos muertos más? La historia rota de un ángel alado.

Hoy, en una casa de esa Habana que huele a Carpentier y a Lezama, una madre cada mañana mira la foto de su hijo. De un hijo a quien no puedo dar cristiana sepultura. Una foto que corona una antigüa tele rusa… y una tele que escupe noticias: “Somos un país grande y libre. Socialismo o Muerte. Patria o Muerte. ¡Venceremos!”

 

Nota: Datos a tener en cuenta

  • Cuba tiene más de dos millones de emigrados, el 20% de la población de un país que hasta 1959 se caracterizó por ser receptor de emigrantes.
  • Se estima que han muerto en el mar más de setenta y siete mil cubanos tratando de escapar de la Cuba de los hermanos Castro. Lo hacen a través de neumáticos de coches convertidos en “balsas” o “pateras”
  • Algunos cubanos, desesperados han intentado escapar de Cuba viajando en el tren de aterrizaje de un avión significa una muerte casi segura, ya que el tren de aterrizaje no tiene calefacción, oxígeno ni presión, elementos cruciales para poder sobrevivir en la altura. Según los expertos, a 5.490 metros ocurre la hipoxia, que causa debilidad, temblores, mareos y trastornos visuales. A los 6.710 metros, el polizón tendrá que luchar para mantenerse consciente ya que el nivel de oxígeno en sangre disminuye. Por encima de los 10.065 metros, los pulmones necesitan presión artificial para funcionar normalmente. El polizón que tenga la suerte de no resultar mutilados por el tren de aterrizaje retráctil o muertos en estas condiciones extremas, casi seguro estará inconsciente al momento de que las puertas del compartimiento se abran a unos pocos miles de metros sobre el suelo y caerá al vacío.
  • Solamente tres cubanos han logrado sobrevivir a fugas como polizones en aviones. En 1969, el cubano Armando Socarrás asombró al mundo al llegar con vida a Madrid en el tren de aterrizaje de un avión de Iberia. Los desconcertados científicos sólo pudieron explicarse la sobrevivencia de Socarrás como un notable ejemplo de hibernación humana. Al descender la temperatura corporal, también disminuye el consumo de oxígeno. Al parecer, la de Socarrás se redujo justo lo adecuado. Sin congelarse, aminoró su consumo de oxígeno y sobrevivió.

 

Compartir
facebooktwittergoogle_pluspinterestmailfacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

También te puede interesar...

17 Respuestas

  1. Miriam dice:

    Lamentamos desde Cuba las muerte en altamar de cubanos que desean viajar a Estados Unidos y que de manera legal no obtienen visa para satisfacer sus intereses, pero gracias a la Ley de Ajuste Cubano, una regulacion solo dirigida a cubanos que llegan por cualquier via, y reciben permiso de estancia una vez que pisan el suelo norteamericano. Siempre nos hemos preguntado porque de esta Ley solo para Cuba. Simplemente para alcanzar estos propositos, desestabilizar e insentivar a esa salida riesgoza. Hasta ahora por muchas flexibilizaciones de la politica migratoria cubana que se establezca, mientras exista esta Ley de ajuste, todo seguira igual. Respecto a la cifra y los motivos para emigrar discrepo realmente del autor del articulo. Mucho se ha escrito en Cuba y fuera de ella sobre este tema, academicos, profesionales diversos han estudiado el tema y de ellos hay bastante bibliografia recopilada, invito a revisarla y a dialogar si asi se desea. El Patron Migratorio Cubano no cambio en el 59, fue en la década del 30 del siglo XX, cuando Cuba dejó de ser un país receptor para convertirse en emisor. No es el 20 % de la población cubana la que esta fuera del país, está entre el 13 al 15 %, muy parecido a cualquier país de América Latina, para sólo mencionar a nuestro continente.

    • Hola Miriam, muchas gracias por opinar en este espacio y por exponer una postura distinta a la que se expone en este artículo. Gracias por diferir de nuestras opiniones. Ojalá llegue un día en que en nuestra querida Isla se pueda opinar diferente sin temor absolutamente a nada. Sin embargo, para ser fieles a la historia de nuestra querida Isla, ¿recuerdas cuando el Gobierno cubano pemitió la salida de “todo el que quiera irse”? Lo recuerdas? Las costas de nuestra Isla fueron testigos mudos de los cuerpos hinchados y azules que recalaron porque murieron en el mar. ¿Y fue aquello alentado por el Gobierno norteamericano o alentado y animado por Gobierno cubano? ¿Se ha preguntado usted si el fondo de este tema es realmente culpa del Gobierno norteamericano o de un Gobierno como el cubano que lejos de fomentar e impulsar la participación de la sociedad civil alienta a los ciudadanos a abandonar el país? Hacer un exorcismo a favor de la dictadura castrista (sí, dictadura) es lobotomizarnos con la epidermis del asunto. Y sobre las estadísticas y los estudios, nadie a ciencia cierta puede calcular cuántos cubanos han abandonado el país. Quizás si el “Goierno revolucionario” hiciera públicos estos datos estaríamos con otra versión. América Latina? Nos podemos comparar con América Latina? De verdad que tememos a las comparaciones porque desgraciadamente las comparaciones son odiosas y cruelmente tendenciosas. Si usted compara a Cuba con otrs países latinoamericanos, podríamos compararla con los países europeos; pero no se trata de esto porque como hemos intentado comentarle, las comparaciones siempre hacen que existan cosas peores o mejores. Un cordial saludo porque sabemos que muy seguramente son más las cosas que nos unen que las que nos distancian.

  2. Jonás Vidal dice:

    con los comunistas no se puede conversar, ya no digo discutir, no entran en razon, es por gusto

  3. Marco dice:

    De los cubanos que se ahogan todo esta en mute, silencio total, mueren cada año miles pero a nadie parece importarle mucho

  4. Yamil Falcón dice:

    tengo un primo, se tiro al mar 4 veces desde cuba, a la cuarta llego a miami. Ahora trabaja y triunfa en las vegas. No todos viven para contarlo

  5. clau Osorio dice:

    Los cubanos mueren en el mar y en America nadie se reune en ningun foro extraordianario para poner el tema sobre la mesa. Apatia total desde hace decadas

  6. Kiko dice:

    Caudno un pueblo emigra los gobernantes sobran. Si Marti resucita en la Cuba despues del 59, ya hubiese empezado a preparar la guerra necesaria, para tumbar a par de viejos

  7. jairo Funes dice:

    aunque quieten la ley de ajuste Compañera! los cubanos desesperados por salir de aquello se tirarian al mar en botes y gomas de camion!

  8. Felo dice:

    ¿tienen los mexicanos ley de ajuste? Por supuesto que no. Asi y todo son miles los que intentan llegar a USA cada dia. Poco le importaria a los cubanos que hubiese ley de ajuste o no, se seguirian tirando al mar desesperados

  9. Adela dice:

    Igualito que los libios y marroquies, aqui tampoco hay ley de ajuste y vienen en desbandadas, hay que ser ingenuo para pensar que la ley de ajuste es la culpable del drama cubano, pero claro, el que no sabe bailar le echa la culpa al piso

  10. Helen dice:

    Es triste la realidad del pueblo sufrido y perseguido de los cubanos, ahora la opinón mundial (y de muy pocos) se empiezan a fijar en el drama de los países arabes y africanos realmente no porque les importe sino porque quieren emigrar a europa, un continente que es muy cierto que a fuerza de luchar, trabajar y pensar ha salido adelante y el coste de estos refugiados aminoraria su estatu social, pero la realidad desde la década de principio del 60 de los tantos y tantos cubanos realmente a quien importa, ¿a los amércianos? mentira solo han sabido luchar con el dolor de tantos y tantos y sino miren a Carter y a Clinton, que vivieron el éxodo de los balseros y del Mariel y casi le dan loas al gobierno responsable, manipulador y vergonsozo que lo proporcionó y al final a quien le duele lo que pasa, pobres personas de mi país y de los otros que solo quieren VIVIR.

  11. Toni dice:

    En cuba nunca ha habido un debate serio sobre el tema de los balseros, al gobierno de los Castro eso no les importa, solo abordan el tema de forma oportunista para lo que le conviene, en plan victimismo, no les importa ni las familias ni los que mueren ahogados o comidos por tiburones

  12. Marcelo Vives dice:

    voy por la corriente de opinion que en este caso la Ley de ajuste es irrelevante, con o sin ajuste el panorama de los balseros cubanos iba aser el mismo

  13. Adan Zamora dice:

    el tema de cuba y sus balseros sin ningun tipo de problema encaja perfectamente en el melodrama del mediterraneo, lo unico que nadie se arranca las vestiduras ni los medios hacen debate, sobre ello

  14. hamil dice:

    exacto, que van a hablar de ley de ajuste cuando media cuba anda desquiciada por salir corriendo de la isla carcel de los Hermanos que seguro desayunan , almuerzan y comen, lo que para el pueblo de cuba esta vedado desde el 1ro de enero de 1959

  15. Mendilusa dice:

    yo del tema Cuba intento pasar, solo una cosa: a los que defienden el sistema, que se pudran

  16. 045 bebé dice:

    una lastima que este debate no se pueda hacer abiertamente en cuba. tal debate nunca ha existido ni existira mientras gobierne quien gobierna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>