Accede al texto completo de las 5 sentencias de Arraigo Laboral

Hoy hemos comentado que ya son cinco las Sentencias en las que los jueces dan un buen repaso a esas arbitrarias y dudosas Instrucciones de Arraigo laboral.

El 8 de junio de 2021 la Secretaría General de Migraciones publicó la Instrucción SEM 1/2021 en la que literalmente pisoteaban la doctrina jurisprudencial y la Normativa de Extranjería.

Las sentencias en cuestión son:

2 de Bilbao
2 de Valencia
1 de Cantabria

Descarga aquí la Sentencia 16/22 del Juzgado Contencioso Administrativo Número 9 de Valencia:

Descarga aquí la Sentencia 18/22 del Juzgado Contencioso Administrativo Número 3 de Valencia

Descarga aquí la Sentencia 14/22 del Juzgado Contencioso Administrativo Número 1 de Santander

Descarga aquí la Sentencia 8/22 del Juzgado Contencioso Administrativo Número 2 de Bilbao

Sentencia 8/22 del Juzgado Contencioso 1 de Bilbao

Cuando el 25 marzo del año pasado se publicó la primera Sentencia del Tribunal Supremo sobre el Arraigo Laboral – STS 452/2021 – (objeto de controversia: los medios de prueba válidos para demostrar la relación laboral), muchos extranjeros vieron una gran oportunidad para poder regularizar su situación en España.  Luego, llegó otra el 6 de mayo en el mismo sentido (643/2021).

Sin embargo, como suele vaticinar la sabiduría popular: poco duró la alegría. El 8 de junio de 2021 la Secretaría General de Migraciones publicó la Instrucción SEM 1/2021 en la que literalmente pisoteaban la doctrina jurisprudencial y la Normativa de Extranjería. Una Instrucción que se veía venir, pues hasta por redes sociales altos cargos de la Administración, sin pudor ni respeto alguno, ya tocaban sus tambores de guerra y anunciaba con absoluto desparpajo (parafraseándole) “ni sentencias, ni leches”.

Como camisa de fuerza, las Instrucciones se convirtieron en dagas para la Administración que comenzó a denegar a más no poder solicitudes de Arraigo Laboral amparándose en un texto sin valor normativo alguno y sin apego ni a las Sentencias ni a la Ley. La mano estaba en la empuñadura y sin considerar los precedentes, las denegaciones llegaban de continuo.

Muchos fuimos los que nos quejamos y gritamos y hasta llegamos a hacer una campaña en la que se recogieron miles de firmas. Nuestras quejas llegaron hasta el Defensor del Pueblo, quien también nos dio la espalda.

La única manera legal posible para “tumbar” las malditas Instrucciones era recurrir denegación por denegación para que los Jueces tomaran una decisión: o tienen razón los jueces del Tribunal Supremo o tiene razón la Administración con sus Instrucciones. La suerte estaba echada. Solo quedaba luchar.

Estaba cantado que en los Tribunales veríamos la luz que tanto se nos negó y que tantos dolores de cabeza provocó a los profesionales de la Extranjería y, sobre todo, a aquellos extranjeros que querían hacer valer sus derechos, pero que los veían pisoteados. Las Instrucciones eran un muro tan alto o aparentemente infranqueable como aquel muro de Juego de Tronos. Solo que esta vez la Guardia de la Noche era la propia Administración que parece olvidar que está para servir al administrado.

La Justicia se pronuncia en alto

Tras un invierno más largo y duro que el de aquella serie de George R. R. Martin en la que Extranjería aplicaba las Instrucciones y denegaba sin miramientos, hemos visto la luz en enero con cinco sentencias.. Sí, la luz que ha vencido al miedo, a la cobardía, a una Administración cruel… Por fin los jueces han comenzado a desmantelar las instrucciones de Arraigo Laboral.

Otra tercera Sentencia que, si bien no es firme aún, sí nos da una idea de por dónde van los jueces. Se trata de una Sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Valencia contra la denegación de un Arraigo Laboral en la que el interesado tuvo relación laboral inferior a 30 horas y que, como era previsible, la oficina de extranjeros de Valencia había denegado alegando la SEM 1/2021.

Según la mencionada Sentencia (que condena en costas a la Administración); y citamos textualmente:

(…) se trata de una interpretación restrictiva no ya contemplada por la norma reglamentaria, RD 557/11, sino por una instrucción administrativa dictada a consecuencia de la doctrina establecida por la sentencia dictada y otras que le sucedieron, la instrucción SEM 1/21. La instrucción declara aplicable analógicamente, el supuesto del art. 124.2 b) 2°, para el arraigo social: debe representar una jornada semanal no inferior a treinta horas en el cómputo global, cuando podía haber aplicado otros criterios, también análogos: SMI del art. 64. (…) Se trata de una interpretación restrictiva sin soporte legal ni reglamentario, derivada de la instrucción, que vinculará a la Administración de Interior, pero no a los Juzgados y Tribunales, que no cabe admitir.

También hemos tenido constancia de una cuarta; en este caso del Juzgado Contencioso Administrativo Número 1 de Santander que va en la misma línea que la Sentencia de Valencia.

En esta se establece que: “las instrucciones no son normas, ni pueden, en modo alguno alterar su contenido tal y como se determina por la doctrina vinculante del TS. Así resulta del art. 6 Ley 40/2015 que limita su eficacia al ámbito interno de la administración. Por ello, en la aplicación de la materia, que es estrictamente reglada, la administración debe atenerse a la norma según la doctrina legal fijada por el TS, y todo apartamiento, consciente o no de la norma a la hora de resolver, es contrario a derecho.”.

“Esa doctrina deja claro, sin lugar a duda, que, en la acreditación de la existencia de relaciones laborales a efectos del permiso de residencia por arraigo laboral, prevalece el derecho fundamental a usar los medios oportunos de prueba, por lo que no cabe ningún tipo de instrucción o interpretación que limite este extremo. Y, en contra de lo que parece insinuarse, la doctrina del TS es clara al argumentar que el fin del art. 124.1 REx es precisamente, facilitar la prueba, no restringirla. Y facilitarla, precisamente, cuando las relaciones laborales han sido clandestinas o irregulares, porque es precisamente entonces cuando nace la necesidad de usar los medios de prueba alternativos. Porque no es un acicate para la denuncia de esas situaciones por quien es víctima de las mismas”, añade la Sentencia.

Ya llevamos cinco Sentencias en la que los jueces, firmes, ponen a la Administración de rodillas ante el administrado, dándole un buen repaso a aquellas Instrucciones. Son las dos primeras, pero no serán las últimas. Ya no es una cuestión de fe u optimismo, es una certera convicción.

Legalteam tiene en estos momentos varias denegaciones recurridas en distintos tribunales a la espera de que se dicte sentencia y, como debe ser previsible, resulten estimatorias.

La Administración a partir de ahora tiene dos caminos: o seguir empecinada en aplicar aquellos restrictivos criterios de la Secretaría General de Migraciones o dar marcha atrás a sus actos. Nosotros, desde la profesionalidad y el respeto, apostamos e instamos a que haga lo que tiene que hacer y no persista en truncar procesos válidos y legales que son más que procedimientos administrativos, son puertas que cierra en la cara de seres humanos que necesitan de sus “papeles” para poder vivir y trabajar.

Por decencia y por respeto, lo que tendría que hacer la Administración es pedir disculpas y ceder. Ningún órgano está impune a la fuerza de la verdad y la Justicia; y hoy es un día para recordarlo y celebrarlo… un día que marca una pauta en esta lucha justa por los extranjeros y sus derechos. Celebremos entonces el triunfo de la Justicia que hoy da voz a aquellos que tanto necesitaban ser escuchados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.