Argelia ha abandonado a más de 13.000 migrantes irregulares en el desierto del Sahara; incluso a embarazadas y niños

El Gobierno argelino ha abandonado a más de 13.000 migrantes irregulares en el desierto del Sahara, donde los ha abandonado a su suerte en poco más de un año, sin hacer distinciones con mujeres embarazadas niños. Los afectados son obligados a caminar sin reservas de agua y comida y algunos no salen vivos de su penosos periplo, con temperaturas de hasta 48ºC.

Así lo sostiene el diario The Washington Post, que habla de la suerte dispar que corren los inmigrantes. Algunos cruzan una desolada tierra de 15 km hasta llegar a Assamaka, en Níger. Pero otros deambulan durante días si tienen la suerte de que una patrulla militar de EEUU los localice con vida. Otros desaparecen en el Sáhara, según testimonios de supervivientes.

Las expulsiones masivas de inmigrantes han aumentado notablemente en Argelia desde finales del año pasado, cuando la UE intensificó las presiones políticas sobre los países del norte de África para que dificulten el tránsito de inmigramtes que tratan de llegar al sur de Europa a través del Mediterráneo.

Sufrimiento

Los migrantes han descrito cómo cientos de personas fueron introducidas en camiones y los dejaron en el desierto y les indicaban que caminaran hacia Níger. Sin dinero y sin teléfonos móviles. A veces les obligaban a caminar a punta de pistola. «Hubo personas que no pudieron soportarlo. Se sentaron y los tuvimos que dejar. Ellos estaban sufriendo demasiado», ha declarado Aliou Kande, un joven de 18 años de Senegal, a la agencia AP.

Estos testimonios se confirman en videos realizados por AP durante meses, en los que se muestran a cientos de personas que se alejan de las filas de camiones y autobuses, y se dirigen al desierto. Algunos migrantes aseguran que les dispararon, y la agencia de noticias dispone de vídeos en los que sapaecen hombres armados y uniformados haciendo guardia. Tambén hay grabaciones de alguno de los afectados en las que se aprecia la presencia de personas atestando el compartimento de carga de un camión, tendidos en el suelo, tratando de pasar desapercibidos para  las fuerzas policiales.

El Gobierno argelino ha rechazado realizar declaraciones después de la denuncia del Washington Post, pero tradicionalmente ha negado su vinculación con la práctica de dejar a los inmigrantes en medio del desierto ni con cualquier otra que vulnere los derechos humanos. Las autoridades del país africano consideran que se trata de una «campaña maliciosa» con la que deteriorar sus relaciones con los países fronterizos.

Balance trágico

La controversia se agrava ante la imposibilidad de certificar el número real de muertos en esta travesía  por el desierto del Sáhara. Según las estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), por cada migrante del que hay certeza que se dejó la vida cruzando el Mediterráneo, hasta dos lo hacen en el desierto. Una relación que arroja un balance de más de 30.000 personas desde el 2014.

Níger es uno de los países, junto a Chad Mali,  en los que el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, pretende edificar centros de internamiento en los que se identificaría y clasificaría a los inmigrantes aptos o no para solicitar asilo en Europa. Aquellos que no superasen el protocolo deberían regresar a sus países de origen. «Algunos países europeos, entre ellos Francia, han propuesto centros de acogida en Italia, pero nosotros, con otros países europeos, hemos propuesto centros de acogida en el sur de Libia», expuso Salvini. (Tomado de El Periódico)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.