Aves del mismo plumaje: el desvergonzado apoyo de la dictadura cubana a la guerra contra Ucrania

A pesar de que consideraríamos que nadie en su sano juicio o con un mínimo sentido de la justicia y el respeto por la dignidad humana sería capaz de ver con buenos ojos la invasión criminal de Rusia a Ucrania, lo cierto es que los interesados aliados de siempre alaban al Kremlin por su “defensa” contra la amenaza que supone occidente.

Así lo dejó en claro el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en su visita a Rusia, donde para agradecer el aplazamiento de deudas al país caribeño, afirmó que su «primer compromiso ha sido seguir defendiendo la posición de la Federación Rusa ante este conflicto que, entendemos, ha sido creado y tiene su origen lamentablemente manipulado por el gobierno de los Estados Unidos ante la opinión pública internacional”.

Sobran las palabras para intentar explicar lo que la cabeza de un estado totalitario y represivo como el cubano ha querido decir. Ha quedado claro.

Y lo cierto es que no puede ser de otra manera.

En inglés una frase es muy literal para describir la escena: birds of the same feather, flock together. Nuestro tradicional dime con quién andas y te diré quién eres, pero que si se traduce literalmente significa: las aves del mismo plumaje, vuelan juntas.

Y sí, como ave de rapiña anda en gira internacional el gobierno cubano, y no ha tenido reparo alguno en justificar la muerte de personas inocentes de todas las edades, todo como parte del eufemismo que emplea Putin al llamar “operación militar especial” a lo que es una verdadera carnicería y crímenes de guerra.

Desde Legalteam, donde tenemos cubanos como compañeros de trabajo y clientes, donde tenemos a ciudadanos rusos y ucranianos que condenan por igual estos actos atroces, no nos cansaremos de condenar esta brutal guerra y a quienes se suman en un intento desvergonzado de lavar la cara a las dictaduras que torturan y asesinan.

Nuestra apuesta por la libertad y la democracia no tienen posibilidad de cambio. Nuestra decisión de qué lado de la historia estar, es más que claro y aunque no podamos hacer mucho, aunque sea, desde estas letras, alzamos una vez más nuestra voz por un fin a la guerra y el respeto a los derechos humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.