Coronavirus: No puedo pagar el alquiler de mi vivienda

Muchos son los clientes y seguidores que nos explican que tienen graves y serias dificultades para pagar el recibo mensual del alquiler de su vivienda. ¿Qué podemos hacer?, nos preguntan.

Primero hay que tener claro dos supuestos muy diferentes: si el propietario del piso donde vivimos es un particular o es una persona jurídica que tiene varios inmuebles como el nuestro en alquiler (gran propietario).

En el primer supuesto (propietario particular) no hay más remedio que enviar un burofax a la propiedad y proponerle una negociación en forma de revisión de la renta (quita, aplazamiento, restructuración…). El éxito dependerá de la negociación y de la respuesta del propietario a nuestra petición.

En el segundo caso (grandes propietarios) se ha aprobado una normativa concreta que nos permite negociar bajo unas condiciones concretas.

Efectivamente: se contempla el aplazamiento del pago del alquiler o reducción del 50% para viviendas de grandes propietarios, de empresas o entidades públicas.

Se trata de un aplazamiento del pago del alquiler o una reducción del 50% de la renta del alquiler para las personas y familias vulnerables. No significa la condonación de los recibos no pagados durante el período de excepcionalidad, sino el aplazamiento temporal y extraordinario del pago de la renta de alquiler.

Lo pueden solicitar las personas y familias en situación de vulnerabilidad que vivan en una vivienda de un gran propietario, una empresa o entidad pública y que cumplan estos requisitos:

  • Que tengan un contrato de alquiler de vivienda habitual según la Ley de arrendamientos urbanos.
  • Que el propietario sea una empresa o una entidad pública de viviendas o sea titular de más de 10 viviendas, excluyendo garajes y trasteros, o que tenga una superficie construida de más de 1.500 m2.
  • Que estén obligadas a pagar el importe del alquiler y haber pasado a situación de desempleo, expediente temporal de regulación de empleo (ERTE), o haber visto reducida la jornada de trabajo por motivos de cuidados, en caso de ser empresario, u otras circunstancias similares que hayan supuesto una pérdida de ingresos, siempre que los ingresos del conjunto de la unidad familiar del mes anterior a la solicitud no superen los 1.613,52 euros mensuales.

Sin embargo, este máximo se amplía a 2.151,36 euros mensuales cuando la unidad familiar, que incluye los cónyuges y sus descendientes bajo tutela que conviven juntos, tengan a cargo algún miembro con una discapacidad reconocida superior al 33% (intelectual) o al 65% (sensorial o física) o con una enfermedad grave que le incapacite para trabajar.

Si es la persona deudora principal quien sufre esta discapacidad, el límite de ingresos aumenta hasta los 2.689,20 euros mensuales. Además, estos ingresos máximos se podrán incrementar en 53,78 euros por cada hijo a cargo o 80,67 euros por hijo si la familia es monoparental.

  • La suma de la renta del alquiler, los gastos y suministros básicos de la vivienda (luz, gas, gasóleo para calefacción, agua, telefonía y cuota de la comunidad) debe ser de más del 35% de los ingresos netos de la unidad familiar.
  • Esta medida se mantendrá durante un máximo de cuatro meses. En el caso de la moratoria, lo no pagado ahora se devolverá de forma fraccionada durante un mínimo de tres años pero, y esto es importante, siempre dentro del tiempo de duración del contrato

El aplazamiento del pago al propietario se puede pedir hasta el próximo 31 de enero de 2021 y la documentación necesaria será ésta:

  • Certificado expedido por la entidad gestora del subsidio por desempleo (paro o ERTE), con la cantidad mensual.
  • En el caso de empresarios o profesionales que cesen la actividad, el certificado de declaración de cese de actividad emitido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria.
  • Libro de familia.
  • Certificado colectivo de empadronamiento histórico.
  • Declaración de discapacidad, de dependencia o de incapacidad permanente.
  • Nota simple del servicio de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar.
  • Declaración responsable de las personas deudoras conforme cumplen los requisitos exigidos.

Finalmente, recordar que si no se puede aportar el certificado de la prestación de paro o la nota simple del Registro de la Propiedad, se deberá presentar una declaración responsable que incluya la justificación expresa de los motivos, que deben estar relacionados con la crisis de la COVID-19. Cuando finalice el estado de alarma, estos documentos deberán aportarse en el plazo de un mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.