El perdón es como un beso que acaricia nuestro corazón y nos quita ese peso de encima que se llama rencor.

Hoy me ha telefoneado una persona a la que durante mucho tiempo estimé mucho pero que un día nuestra relación se derrumbó, se rompieron nuestros afectos, todo se vino abajo.

Desde ese momento nos hemos visto y tratado lo estrictamente imprescindible.

Me ha explicado un problema grave que está sufriendo. Mientras le escuchaba y le ofrecía mi ayuda sentía en mi interior que le iba perdonando.

Dicen que para ser feliz hay que tener salud y mala memoria. Y también saber perdonar.

El perdón es como un beso que acaricia nuestro corazón y nos quita ese peso de encima que se llama rencor.

(PS)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.