Historias que inspiran

Sabéis qué? A pesar de los pesares hay historias que compensan.

Hay historias que tienen que ser contadas.

La historia de Lilian es de esas que encogen el alma.

Más de un año intentado que viniera su pareja de Ecuador.

Tienen un hijo en común y el Consulado les ponía pegas por todos lados. «¿Familia extensa? ¿Qué es eso?». Visado denegado. Visado recurrido. Visado ganado!

Peleamos aquí, peleamos allí, removimos cielo y tierra.

Lilian se fue hoy al aeropuerto a recibir a su marido.

Y con las maletas y todo se han venido a regalarnos estas preciosas sonrisas.

Historias que inspiran.

Historias de ánimo en esta lucha nuestra, de todos, de todos los días.

Ánimo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.