¿Es válido un contrato verbal o tiene que ser por escrito?

Muchos clientes y seguidores nos preguntan si un contrato verbal es válido.

Nosotros siempre respondemos de la misma forma: un contrato verbal, es decir, formalizado “de palabra”, es plenamente válido pero que nosotros no lo recomendamos y que somos partidarios de que todo lo que se pueda acordar y pactar entre las dos partes conste siempre por escrito.

Efectivamente, el Código Civil contempla la validez de un contrato verbal:

El artículo 1.278 establece que “los contratos serán obligatorios, cualquiera que sea la forma en que se hayan celebrado, siempre que concurran las condiciones para su validez”.

Y el artículo 1.261 determina que no hay contrato sino cuando concurren los requisitos siguientes:

  • Consentimiento de los contratantes.
  • Objeto cierto que sea materia de contrato.
  • Causa de la obligación que se establezca. 

Resulta evidente, pues, que un contrato verbal tiene validez y eficacia ya que genera obligaciones recíprocas para ambas partes.

Destacar aquí que habrá tantos tipos de contratos verbales como de contratos escritos posibles, ya que cualquier transacción puede ser verbal siempre que lo permita la ley. Hay que aconsejar que para posteriormente poder probar debidamente su existencia deberemos contar con testigos, documentos, comunicaciones, actos o hechos concretos que acrediten su existencia.

Finalmente, añadir que no es lo mismo cuando se trata de un contrato verbal de trabajo, ya que entonces sí que es muy pero muy importante que conste por escrito, ya que en la mayoría de ocasiones es especialmente difícil su prueba, especialmente en las tareas o funciones a desarrollar por el trabajador, su salario y su cotización.

De esta forma, aunque se presume válido el contrato verbal de trabajo, la ley exige que algunos tipos de contratos se lleven a cabo necesariamente por escrito, como por ejemplo:

  • El contrato de prácticas y el contrato para la formación y aprendizaje.
  • El contrato de fijos discontinuos.
  • El contrato de obra, siempre que tenga una duración superior a cuatro semanas.
  • El contrato de relevo.
  • Los contratos cuándo el trabajador va a realizar sus tareas en el extranjero.

Por ello, un contrato de trabajo que por ley sea obligatorio realizar por escrito, y en cambio las partes hayan decidido realizarlo verbalmente, el mismo se convertirá en indefinido a jornada completa, recayendo la carga de la prueba en la empresa.

Además, un contrato verbal de trabajo puede ser considerado realizado en “fraude de ley”, si la inspección de trabajo comprueba las funciones que desempeña el trabajador y decide que éstas deberían de haber sido reflejadas por escrito por exigencias legales, lo que puede tener como consecuencia que la empresa sea sancionada y, ello, a pesar incluso de encontrarse el trabajador en alta en la Seguridad Social.

Compartir
FacebooktwitterpinterestmailFacebooktwitterpinterestmail

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario y para realizar estadísticas. Si continúa navegando, entenderemos que está dando su consentimiento para la instalación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies