La justicia niega la nacionalidad a un matrimonio por trabajar para el espionaje cubano

La Audiencia Nacional ha confirmado la decisión del Ministerio de Justicia de denegar la nacionalidad española a un matrimonio cubano residente legalmente en España desde 2012 por colaborar con el espionaje de La Habana. En la sentencia, dictada en noviembre pasado, se explica que en 2014 tanto el matrimonio como su hija solicitaron la nacionalidad española, que le fue denegada a la pareja, pero no a esta última, de 15 años.

Durante la tramitación del expediente, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) se opuso a que se  concediera la nacionalidad al matrimonio apelando a “razones de seguridad nacional”. El informe del servicio secreto, citado por el tribunal, explica que la ciudadana cubana, de 38 años, “realiza distintas actuaciones en favor de los oficiales de inteligencia de alto nivel asentados en España”, al igual que su marido.

“Hay constancia de su asistencia a reuniones de diferente índole del interés de la inteligencia cubana sobre las que mantiene posteriores reuniones con los OI [Oficiales de Inteligencia cubanos]. Posteriormente, niega en círculos próximos el haber mantenido estos contactos y actividades. Estas actuaciones en favor de los servicios cubanos cabe situarlas desde 2010 hasta la actualidad”, añade el informe del servicio secreto español.

A pesar de que la mujer carece de antecedentes penales y tuvo informe favorable de la Fiscalía y el Registro Civil, el tribunal considera que no cumple el requisito de buena conducta cívica. Al contrario que en otros casos, en los que el CNI se limitó a invocar razones de seguridad nacional sin ofrecer más explicaciones, en esta ocasión la Audiencia Nacional considera que los datos aportados por el servicio secreto son suficientes. En la sentencia referida a su marido, de 51 años, afirma que el informe del CNI “expone los motivos que provocan su recomendación de denegar la nacionalidad y que consideramos no es necesario recoger aquí, precisamente por los motivos de seguridad que se invocan, siendo que constan tanto en el expediente administrativo como en esta vía jurisdiccional”.

Los servicios secretos cubanos figuran entre los más potentes de América Latina y cuentan con una extensa red de colaboradores en España, que el CNI intenta neutralizar. En 2016 la Audiencia Nacional ya denegó la nacionalidad a un cubano con más de 15 años de residencia en España que dirigía en Valencia un entramado empresarial con agencias de viajes y asesorías jurídicas. La razón fue un informe del CNI en el que se advertía: “Ha recibido formación en Contrainteligencia en la escuela de la Dirección General de Contrainteligencia (DGCI) Cubana Hermanos Tamayo, en la que coincidió con el hijo del actual ministro del Interior cubano. Aunque en estos momentos no es personal activo del Ministerio del Interior cubano, colabora con este a favor de intereses cubanos”.

Vía@elpais

Compartir
facebooktwittergoogle_pluspinterestmailfacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *