Aterriza en Torrejón un avión con 294 refugiados afganos en la mayor evacuación desde la caída de Kabul

Casi 3.900 excolaboradores del Ejército y la Agencia de Cooperación han llegado a España con la ‘Operación Antígona’.

A las 22.13 de este miércoles ha aterrizado en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) el avión que trasladaba a 294 excolaboradores afganos del Ejército y la Agencia España de Cooperación Internacional (AECID), en lo que constituye la mayor evacuación de este tipo realizada por España desde la caída de Kabul en manos de los talibanes, hace ahora un año. Inicialmente figuraban en la lista 297 pasajeros, pero tres de ellos desistieron a última hora.

El avión de Air Europa fletado por Defensa partió de Islamabad (Pakistán), donde la Embajada española tramitó visados y billetes de viaje. Varias decenas de los refugiados estaban ya en Pakistán, pero la mayoría tuvo que salir por sus propios medios de Afganistán. El Gobierno español se comprometió ante las autoridades paquistaníes a que serían inmediatamente evacuados del país para que les dejaran cruzar la frontera. El ministro de Asuntos Exteriores José Manuel Albares, y la secretaria de Estado de Migraciones, Isabel Castro Fernández, han acudido a Torrejón a recibirlos.

Refugiados afganos descendiendo de avión en España

Nada más bajar del avión, y tras pasar sus escasos enseres por un control móvil de equipajes estacionado junto a la pista, los recién llegados, agrupados en 32 familias, han iniciado un laborioso proceso de documenación para solicitar el estatuto de protección internacional antes de pasar a ocupar plazas de la red de acogida concertada por el Ministerio de Inclusión con diversas ONG en las provincias de Madrid, Guadalajara y Zaragoza, en su mayoría. En sus brazos van 14 bebés y de la mano un buen número de menores. Algunos lloran tras diez horas de vuelo y una nocha que aún se presagia muy larga.

Con los llegados este miércoles son casi 3.900 los excolaboradores afganos de los militares y cooperantes españoles que han sido acogidos en el último año, según fuentes diplomáticas. La primera fase de la denominada Operación Antígona, que se desarrolló entre el 16 y el 27 de agosto del año pasado, supuso la llegada, en 17 vuelos, de 2.181 afganos, de los que 1.723 habían trabajado para España y otros 458 para la UE, la OTAN, Estados Unidos o Portugal. En octubre pasado, otros 244 llegaron a bordo de dos vuelos, uno civil y otro militar, en la que constituyó la segunda fase de la Operación Antígona.

La tercera se inició el pasado 21 de julio, cuando aterrizó en Torrejón un avión del Ejército del Aire con 63 refugiados que fueron recibidos por la ministra de Defensa, Margarita Robles. Entonces, sin embargo, no se informó de la llegada para no poner en riesgo la evacuación de este miércoles, mucho más numerosa. Además, durante estos meses se ha producido un goteo de llegadas hasta sumar casi un millar los afganos procedentes de Qatar, Turquía, Irán o Kazajistán.

Albares, que el año pasado viajó a Islamabad y Doha (Qatar) para pedir el apoyo de sus autoridades a la evacuación de los que habían quedado atrapados en Afganistán y prometió que España no dejaría a nadie atrás, ha asegurado este miércoles que la llegada de los nuevos refugiados “demuestra que el Gobierno habla con hechos”. El ministro ha renovado el compromiso de evacuar a todos los colaboradores afganos de las tropas y la cooperación española “hasta que exfiltremos al último”, aunque “cada vez”, ha reconocido, “esté resultando más difícil y complicado”. También ha subrayado que la evacuación ha sido fruto “del trabajo discreto de muchos ministerios” y ha revelado que, entre los evacuados, hay personas especialmente vulnerables, como una juez del Tribunal Supremo afgano con el anterior régimen.

Fuente: El País

Compartir
FacebooktwitterpinterestmailFacebooktwitterpinterestmail

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.